Mitos y verdades del sexo en la tercera edad


Muchas veces se tiende a pensar que llegado a una edad las personas dejan de tener sexo, sobre todo porque tras muchos años de rutina en pareja puede resultar algo aburrido, o se piensa que por temas hormonales el deseo disminuye tanto que se dejan las relaciones sexuales de lado, pero la realidad no es tan así.

Según Odette Freundlich, Directora del Centro Miintimidad y especialista en sexualidad, es un mito que las personas de la tercera edad tienen menos sexo que las personas jóvenes. La frecuencia incluso, es más elevada que la gente joven, que la gente que está en etapa de crianza de hijos, es un absoluto mito.

Es cierto sí que en la tercera edad no hay sólo una forma de vivir la sexualidad, según la especialista, todo depende de cómo viviste tu sexualidad en la juventud, mezclado con los cambios hormonales o emocionales, pero por sobre todo, una disminución de hormonas.

En el caso del hombre se produce la andropausia, que ocurre más o menos a los 45 años, donde disminuye la testosterona, que es la hormona del deseo, mayoritariamente, y entonces, va disminuyendo un poquito fuera del deseo, la respuesta sexual se va enlenteciendo, cuesta un poquito que se produzca la erección o mantenerla, y el período de recuperación o período refractario también es mucho más lento. Pero todo esto se puede compensar con tratamientos hormonales adecuados. En el caso de la mujer comienza la menopausia, que es la última menstruación, y empieza el climaterio y va disminuyendo las hormonas como los estrógenos, en que se produce también un enlentecimiento en la respuesta sexual. Cuesta más a lo mejor, experimentar un orgasmo, el clítoris no está tan turgente, toda la musculatura del periné ya no está tan tónica, se produce atrofia a nivel genital y muchas veces dolor durante las relaciones sexuales, lo cual no es normal a ninguna edad. Pero todo esto se puede compensar con la terapia de reemplazo hormonal y con ejercicios del suelo pelviano en forma adecuada y guiada.”

Entonces ¿qué es lo que hay que hacer después de muchos años de matrimonio?

Hay que aprender a reinventarse, aprender a abrir la mente, aprender a que las relaciones no tienen que ser tan solo coitocéntricas (pene dentro de vagina) sino, no olvidarse de todo el resto del cuerpo.

La piel está llena de zonas erógenas a ser descubiertas, por lo tanto, tenemos que focalizarnos en el tacto, en los olfatos, tomarnos todo el tiempo del mundo antes de la penetración. Si hay penetración, fantástico, si no, podemos tener perfectamente placer, satisfacción y orgasmos sin penetración, ya que sabemos, y esto es muy importante, que el clítoris es la única estructura del cuerpo de la mujer cuya única función es producir placer. La vagina tiene muy poca sensibilidad, por lo tanto, no tenemos que focalizarnos en el coito, porque la vagina es prácticamente insensible, entonces abrir nuestras mentes, aceptar amablemente y alegremente todos estos cambios.”

La especialista explica que la tercera edad es una época muy buena, sobre todo porque existen menos responsabilidades:  ya no vamos a tener hijos, ya los hijos se fueron de la casa, tenemos más tiempo, sabemos qué nos gusta y qué no nos gusta, tenemos una comunicación más asertiva para decirle al otro cómo abordarnos, qué nos gusta, qué no nos gusta, y llegar a acuerdos en cuanto a frecuencia, a nuestros límites, etc, ¡así que a disfrutar de esta nueva etapa de la vida!

 

(51)

Mitos y verdades del sexo en la tercera edad

1 Comment