Colegio Médico Veterinario alerta sobre contagio de Leptospirosis


En la región del Bío Bío se confirmó el primer caso de contagio de leptospirosis de este año: un menor de 14 años (que evolucionó de buena manera) y tras esto, el Colegio Médico Veterinario alerta sobre las formas de infección, cuidados y síntomas.

¿Qué es Leptospirosis?

Es una patología zoonótica (que se transmite de animales a personas) considerada una de las más difundidas y subdiagnosticadas en el mundo. Se da sobre todo en países con climas húmedos y subtropicales. En nuestro país, la infección en animales como vacas, cabras, cerdos, ovejas, perros y ratas está muy difundida,  presentándose de forma esporádica o en brotes epidémicos que se producen por exposición a aguas o suelos contaminados con orina de animales infectados asociados a actividades laborales o recreativas, como inmersión de aguas de regadío.

¿Cómo se manifiesta?

La bacteria entra al cuerpo a través de lesiones en la piel, por mucosas o conjuntiva, por inhalación de aerosoles o por ingestión. El periodo de incubación es de 1 a 2 semanas.

¿A qué hay que estar atento?

Se define como caso sospechoso a una persona de cualquier edad con fiebre de inicio brusco, cefalea, mialgia (principalmente de pantorrillas y región lumbar) y con alguno de los siguientes signos o síntomas:

  • Irritación conjuntival (irritación en los ojos)
  • Irritación meníngea (rigidez de nuca).
  • Insuficiencia renal.
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel)
  • Manifestaciones hemorrágicas (intestinales y pulmonares).
  • Arritmia o insuficiencia cardiaca.
  • Otros: náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarreas.

Además se debe sumar el antecedente de exposición a orina de animales, agua o lodo que pudieran haber estado contaminados por animales infectados.

¿Cómo prevenir?

Lo importante es reducir los riesgos de contagio reduciendo el contacto directo con animales potencialmente infectados o con tierra o agua contaminada con su orina.

Se recomienda:

  • Vacunación periódica de animales susceptibles.
  • Control sistemático de roedores en lugares de riesgo a través de un Programa Integral.
  • Asegurar la protección de las fuentes de agua de consumo, evitando su contaminación con orina de animales, y mantención continua de alcantarillados.
  • Disposición de alimentos en envases a prueba de roedores.
  • Mantención de cursos de aguas evitando la proliferación de roedores y la formación de charcos de aguas estancadas
  • Educación de la población respecto a evitar contacto con aguas dulces superficiales que puedan estar contaminadas.
  • Consumir agua hervida si no se dispone de agua potable.

No olvide que lo más importante para evitar contagios es la prevención, por eso, para no limitar el contacto de niños con sus mascotas no olvide que estas deben vacunarse de forma periódica.

(58)

Colegio Médico Veterinario alerta sobre contagio de Leptospirosis

0 Comments