Astrid Consentimiento: “Me he sentido discriminada por mi forma de vestir”


Astrid Consentimiento, la ganadora de la Competencia Folclórica del Festival de Viña del Mar, estuvo en Sabores y conversamos con ella de esta experiencia y lo que ha significado llevarse a casa dos gaviotas.

Comenta que la experiencia de participar en Viña del Mar se siente como un gran romance, muy esperado, porque todos en nuestro país crecimos mirando este festival y sus competencias.

“Es algo que te despega un poco los pies del suelo por un segundo, y cuesta mucho asimilar la cantidad de gente, sobre todo por la forma en que están ubicados, porque están como desde arriba, y uno se siente un poco como abrazado por toda la gente”.

Siempre fue tímida, aunque la música la ha ayudado a superarlo, y lo mismo sucedió sobre el escenario:

“Cuando me tocó entrar la primera vez, me sentí un poco como en un caos, pero luego ya empezó la canción y me sentí de nuevo como tranquila, en mi naturaleza, y sentí una gran energía de contemplación y de respeto.”

Y aunque en los últimos años se ha hablado del poco respeto a las competencias en Viña, ella siente que esta experiencia fue distinta:

“Cuando presentaban a Chile decían: ‘país: Chile, y ‘wooooa’ se levantaba una gran ola, una gran efusión de cariño, y era porque la gente sabía que yo iba a ir al Festival, tenía mucha gente que lo estaba esperando hace años. Sucedieron cosas muy bonitas, también hay cosas que no se ven en televisión, hubo un bocinazo eterno en Viña celebrando. Además Chile ganó la competencia internacional y la folclórica. Todo muy lindo y hermoso en el Festival.”

Pero esta no fue la única competencia de la que fue parte, porque también compitió por la corona del festival, y aunque no logró llevarse este premio a casa, se siente una campeona, porque tuvo la posibilidad de representar a niñas normales que al ver la televisión sienten que hay algo mal con su cuerpo, les pudo mostrar que los cuerpos al natural son hermosos y que debemos querernos así.

Pero a pesar de sentirse una campeona, también tuvo un revés en su autoestima, porque un periodista le preguntó si esta era una “candidatura simbólica”.

“Cuando me dijeron lo de la competencia simbólica me afectó la autoestima, porque luego yo también me sentí como ‘sí, en realidad’ como ‘yo aquí vengo ¿a qué? A nada’.”

Pero lo atribuye a la discriminación, no sólo por su cuerpo sino también por la forma en que se presenta: lanas, tejidos y buenas vibras. Comenta que para la gala de Viña hizo un “tremendo vestido” y en una primera instancia no la quisieron entrevistar.

Y no sólo se sintió discriminada por su forma de ser y de vestir en esa situación, pues recientemente los guardias de una multitienda la acusaron de ladrona cuando al salir sonó una alarma y quisieron revisar sus cosas.

“Si tú tienes pelo negro, eres crespa, de labios gruesos y además no te avergüenzas de eso y lo andas mostrando, yo que me luzco con mis tejidos de muchos colores, ando luciendo siempre mis raíces… Eso para algunos es muy chocante, algunos lo ven como algo que no… Por ejemplo, un guardia me escribió: “es culpa tuya porque te vistes así”, imagínate. Estamos muy dañados. Otro guardia prefirió renunciar a pedirme perdón.”

Pero no por eso se desmotiva, siente que esta es su lucha y su bandera de paz son los tejidos, los colores, la guitarra y las letras profundas de sus canciones.

(155)

Astrid Consentimiento: “Me he sentido discriminada por mi forma de vestir”

0 Comments