¿Cómo detectar la depresión infantil?


De un tiempo a esta parte la salud mental ha tomado cada vez más fuerza en nuestro país. Desde resistirse a asistir a un “loquero” por lo que podrían pensar los demás, los terapeutas y psicólogos han pasado a ser la primera opción de muchos ante un problema. Ahora, lo que preocupa no es esto, sino que cada vez más niños y adolescentes están necesitando su ayuda, y no por hiperactividad que era el común, sino por depresión.

Existen dos tipos de depresión, endógena y reactiva. La primera tiene que ver con un tema más químico a nivel de neurotransmisores, y la segunda tiene que ver con algo reactivo en el ambiente, por ejemplo un duelo, un accidente, una separación, bullying en el colegio, etc.

Actualmente preocupa la cantidad de suicidios juveniles e intentos de suicidios en jóvenes, y también los casos de bullying que pueden desencadenar depresión en los niños y jóvenes.

Conversamos con Macarena Blanco, psicóloga clínica infanto juvenil sobre la depresión infantil, que es en sus palabras, un trastorno del ánimo que ocurre en los niños, se puede observar en ellos que dejan de hacer cosas que antes les interesaban, cambian su comportamiento en el hogar o en el colegio y también pueden cambiar sus hábitos alimenticios.

Macarena resalta la necesidad de acudir a un especialista cuando esta sintomatología es recurrente.

“Un niño puede estar triste uno, dos o tres días, pero no puede estar triste un mes. Entonces, cuando ya pasa el mes teniendo esta sintomatología depresiva, por ejemplo trastornos del sueño, cambios en alimentación, dejan de hacer actividades que antes les gustaban, ya es momento de consultar a un psicólogo y psiquiatra si es que es necesario”.

Aunque también comenta que algunos padres no se sienten cómodos con la opción de llevar a un niño al psiquiatra, aunque comenta que es un paso muy importante en el tratamiento (cuando es necesario).

Hay algunas cosas que los padres pueden hacer para evitar la depresión, como reconocer los sentimientos de los niños,

Es importante reconocer los sentimientos de nuestros hijos y educarlos en sus emociones, por ejemplo, te sientes triste, te sientes contento, te sientes enojado, qué te pasa cuando juegas con tus amigos, qué te pasa cuando estás conmigo, qué sientes. Es súper importante”.

Ahora, si a pesar de lo anterior no se ha evitado la depresión, se puede pensar en tratamientos, donde el más recomendado es la psicoterapia.

“También hay que tener en cuenta que se deben producir cambios ambientales en la familia, por ejemplo, si el niño va a la consulta, el 50% del trabajo es de uno y el otro 50% es de la casa. Que en el fondo, también hallan factores que cambien dentro del hogar, que también pueden estar generando el tema de la depresión, o cambios en el tema escolar”.

Los riesgos de no tratar la depresión infantil son que el niño o niña podría tener baja autoestima, indicios de suicidio, prevalencia de esta depresión también en la adultez, prevalencia también en el tema transgeneracional. Los vínculos con los futuros hijos también sean como depresivos, y le transmites esa depresión a tus hijos.

 

(69)

¿Cómo detectar la depresión infantil?

0 Comments